Saltar al contenido

Cómo aplicarse la base de maquillaje en el 2019

¿Cansada de que tu cara se vea con dos tonos de color distintos? ¿Envidias a las chicas de portadas de revistas con cutis perfecto y sin ni siquiera una impureza? ¿Quieres saber cómo se consigue una piel impecable y sin manchas? Te doy los consejos básicos sobre cómo aplicarte correctamente la base de maquillaje y que tu rostro luzca natural y perfecto a la vez.

Como aplicar la Base de maquillaje.

Para conseguir este resultado lo primero y más importante es la elección del tono y la textura de la base de maquillaje y cuando hayamos encontrado nuestra base perfecta, hablaremos de cómo se debe aplicar correctamente.

El primer consejo:  !menos, es más! Aunque nos empeñemos en demostrar lo contrario. La base de maquillaje perfecta es la que no se nota, la que es imperceptible e incluso parece invisible ante los demás. Su principal función es la de unificar tu tono de piel, mostrando un rostro perfecto a cualquier hora del día y ante cualquier tipo de iluminación.

Por eso, hay distintos tipos de bases: fluidas, en crema, compactas, en mousse, etc. La elección de la textura dependerá del resultado final que quieras obtener, de la cobertura que puede variar entre ligera, media o alta según las necesidades.

¿Quieres conseguir un efecto natural y luminoso? O, ¿prefieres tapar alguna imperfección? Sea cual sea tu caso, conoce todos los tipos de bases que hay en el mercado para decidir cual se adapta más a tu objetivo final.

Base de maquillaje paso a paso

Tipos de bases de maquillaje

  • Bases fluidas: este tipo de maquillaje es perfecto para conseguir ese efecto de naturalidad que necesita tu rostro, ya que unifica perfectamente el tono de tu piel con la base.
  • Bases compactas: este es tu maquillaje base si lo que quieres es tapar algún tipo de imperfección, ya que unifica el tono de piel a la vez que cubre más. Además, este tipo de bases de maquillaje ofrece un acabado más sofisticado y aterciopelado.
  • Bases en mousse: esta base es perfecta para conseguir un maquillaje natural y ligero, es apenas perceptible. No cubre tanto como las compactas, pero también ofrece ese acabado suave y delicado.
  • Bases en barra: este maquillaje no es apto para pieles grasas, pero es perfecto para pieles normales y secas, ya que es super fácil de aplicar y no te tienes que preocupar de los típicos pegotes o grumos que dejan otras bases.

¿Cuál es mi tono perfecto?

Una vez hayas decidido qué tipo de base se adapta más a tu rostro, es la hora de tomar una gran e importante decisión, ¿qué tono escoger?

La clave es conseguir que el tono elegido se funda con la piel y parezca que no lleves nada de maquillaje puesto.  Por eso no puedes escoger un tono muy oscuro, porque si no habrá mucho contraste con el color de tu piel. Pero tampoco muy claro, a no ser que quieras parecerte a una geisha o anular todas las luces y sombras de tu rostro, dejándolo inexpresivo y frío.

Lo principal es probar la base en tu cuello, porque tiene un color de piel que es más difícil de igualar. Siempre que pruebes una base mírate con la luz natural, ya que los focos de las tiendas distorsionan bastante los colores. Si finalmente no estas segura, siempre puedes pedir unas muestras de los tonos que más te gusten y probarlas tranquilamente en casa. Al fin y al cabo una base es un gasto que merece la pena hacer bien.

Lo recomendable es comprar dos tonos de maquillaje, uno que sea igual que tu piel y otro más claro para iluminar el rostro. De esta forma te aseguraras un look perfecto.

Aplicar una base de maquillaje

¿Cuál es la mejor forma de aplicar la base de maquillaje?

Ahora viene la hora de la de verdad, cómo aplicar correctamente el maquillaje. Indiferentemente del tipo de base que hayas escogido la aplicación va a ser la misma y el objetivo también: que la base se funda con tu piel para conseguir un rostro perfecto.

  • Preparar y tratar la cara. Lo primero que hay que hacer es preparar y tratar la cara como si de un lienzo en blanco se tratase. La piel tiene que estar impecable, limpia y exfoliada. Con un rostro pulido garantizamos que la base de maquillaje dure más tiempo y ofrecemos mayor uniformidad a la piel. Además, es bueno hidratar la tez, porque conseguiremos que la base se fije mejor y nos sea más sencillo aplicarla.
  • Base de maquillaje. Como hemos dicho, menos, es más, así que empieza aplicando una pequeña cantidad de base, para luego ir añadiendo en función de las necesidades. Para que tu piel se vea natural, solo hay que aplicarla en las zonas donde sea necesario, sino nos quedará la cara con un efecto cera poco deseable. Y cuidado con aplicar más base en esas imperfecciones que quieres tapar, como cicatrices o granitos, porque conseguirás el efecto totalmente contrario. Lo ideal es ir construyendo capas según necesites, así no te pasarás. Y recuerda, si tienes la suerte de tener una piel libre de imperfecciones igual puedes prescindir de la base de maquillaje y aprovechar una buena hidratación para lucir joven y sana.
  • Disimular las imperfecciones de nuestra cara. Para disimular este tipo de imperfecciones es mucho mejor utilizar un corrector, ya que resulta ser un producto específicamente pensado para enmascarar imperfecciones. Tampoco es aconsejable que la apliques en los párpados, porque los engrasaras y no conseguirás que tu sombra de ojos dure más. En estos casos, siempre es mejor usar una prebase para los párpados.

Brochas para una base de maquillaje perfecta

  • Puntos clave en el rostro. Existen unos puntos clave donde es más importante aplicar base de maquillaje: el centro de la frente, la nariz, los pómulos y la barbilla.
  • Herramientas de maquillaje. Aplica la base con la herramienta que prefieras, ya sea una brocha, esponja o las propias manos, pero siempre aplícalo del centro hacia afuera. De esta forma evitaremos dibujar rayas, marcas o crear los típicos cortes de tono en el rostro que arruinan todo el minucioso trabajo de aplicación de la base y no lucirás un look natural y perfecto.
  • Difumina el maquillaje. Después de aplicar bien la base en estos puntos, difumina el maquillaje con la ayuda de los dedos. Y no te olvides de tus orejas, que también forman parte de tu cara.

Al utilizar dos tonos de base de maquillaje, uno para difuminarlo con nuestro color de piel y otro para aclarar u oscurecer, conseguimos, además, un efecto volumen en el rostro y no es necesario utilizar tanto colorete para marcar los pómulos.

Aun así, podemos aplicar corrector en las zonas estrictamente necesarias, como las ojeras o granos. Pero siempre, fundiéndolo con la base para que no destaque por encima de nuestro tono de piel.

¿Ya lo tienes? Fácil, ¿verdad? Ahora solo tienes que poner en práctica estos consejos y lucirás un rostro natural y sin imperfecciones. Recuerda que la práctica te hará perfeccionar los resultados, No te desanimes si la primera vez no sale como tu quieres, es algo normal y que suele pasar, pero seguro que pronto lo vas a conseguir.

No olvides que hasta el maquillaje más sencillo puede lucir fantástico si tu base está bien aplicada y difuminada, en cambio, si dejas parches o no aciertas con el color, puedes estropear el resto de tu trabajo.